Alguna vez te imaginaste que un mazo cualquiera pudiera convertirse en una de las herramientas básicas, útiles e imprescindibles para cualquier trabajo manual o general, si, el martillo de diferentes tipos que se usan preferiblemente para tareas específicas.

Cuando acudas a SERVIEQUIPOS puedes acercarte a los especialistas y encontrarás la herramienta adecuada, por el momento puedes conocer los componentes del martillo:

MANGO: Parte larga del martillo que sirve para dirigir el golpe, casi siempre es de madera o de metal con forro de goma para evitar que se deslice.

CABEZA: Se adapta a una función determinad, está elaborada en hierro o acero, lo que la hace muy resistente, se divide en dos partes, la mocheta o cotillo que es la parte contundente y maciza, y la peña o uña, la parte afinada que se divide con extremos agudos para sacar puntillas, tornillos, racores, pernos u otros elementos pequeños.

El martillo es utilizado para remachar, cincelar, repujar, aplanar, y más, dependiendo del tamaño, material o modelo.

Podemos encontrar martillos especiales para distintas industrias como:

  • Martillo para cerrajería, carpintería y ebanistería, cuenta con una mocheta cuadrangular que se opone una peña rectangular deprimida.



  • Martillo para oficios con uso de metal, tienen una mocheta circular que se opone una peña vertical u horizontal.



  • Martillo de bola para oficios mecánicos, cuentan con la peña semicircular.



  • Martillo tipo maceta de albañil, su cabeza es de extremos equilibrados e iguales, y lo más importante en ella es el gran impacto ocasionado por su propio peso pues es capaz de percutir y hacer penetrar accesorios en materiales pétreos.



  • Tas (tiene la forma de la cabeza del martillo y por lo tanto puede ser enmarcado a través del ojo) su misión es recibir los impactos de la maza o de un martillo por detrás de la pieza que se golpea. Es prácticamente un yunque portátil.



  • Martillo universal para bricolador, muy parecido con formas más tradicionales. Su mango es de material plástico y cuenta con agujeros que impiden la transmisión del impacto.
  • Martillos de mocheta y orejas, son empleados preferentemente por embaladores, tarea en la que es importante el hinchamiento y el arranque de clavos. Depende del tipo de clavo a clavar el que se tenga que utilizar una mocheta cilíndrica o cuadrangular, así como una incidencia de mayor o menor ángulo en las orejas.



  • Martillo de tramoyista, facilita un rápido trabajo que sólo requiere un acabado satisfactorio aunque efímero.



  • Martillo de planchista con doble mocheta (rectangualr y cilíndrica) para golpear superficies maleables, cuyo impacto es recibido y conformado mediante tases.



  • Martillos de zapatero y de profesionales del cuero, tienen relación con el tipo de materiales y clavos sobre los que trabajan.



  • Martillo de joyero y cincelador, con forma irregular del mango, que cada artesano puede conformar a su criterio.



Ahora que los conoces, acércate con nosotros, encontraremos herramientas a la medida.